Crear un negocio en Internet sin dinero: ¿mito o realidad?

Desde la popularización de Internet a principios de milenio, se ha hablado mucho acerca de cómo ha ayudado esta red informática a disminuir las barreras económicas de entrada a la hora de crear nuevos negocios.

Todos hemos escuchado alguna vez historias de personas que empezando con prácticamente nada consiguieron crear imperios o vender sus empresas por millones de dólares. ¿Pero hasta qué punto es eso real? ¿Es posible empezar un negocio sin de dinero en Internet? ¿Cuánto es el mínimo que se necesita?

Para ello estuvimos hablando con dos emprendedores que comparten todo lo que les ocurre mes tras mes en el propio blog de su negocio, explicando cómo evolucionan también las finanzas del mismo con una hoja de Excel en la que aparecen todos los gastos e ingresos.

Las verdaderas cifras de un micro negocio en Internet

Pablo y Fernando fundaron Snailmusic, una empresa dedicada a la música libre de derechos y en pocos meses han conseguido pasar de 0 a 650€ en sus ingresos, calculando que a finales de 2017 pueden llegar a tener un sueldo muy aceptable para cada uno de los dos. La cifra actual puede parecer pequeña, pero no lo es tanto si tenemos en cuenta que en total han invertido hasta ahora menos de 3.000€ de sus ahorros en el negocio en sí y que éste proporciona ingresos pasivos, gracias a los cuales pueden recibir el dinero incluso si un mes dejasen de trabajar por completo.

Pero para ello, como nos comentan, no solamente ha hecho falta invertir esos 3.000€, sino también todo lo que venía detrás, que eran otros cuatro negocios online fracasados en los tres años anteriores gracias a los cuales adquirieron la experiencia necesaria, el irse a vivir a otra ciudad para no tener distracciones y muchísimo trabajo día tras día.

“Desconfía de cualquiera que diga eso, en Internet siempre hace falta conocimiento y dinero para empezar a generar ingresos.” explica Pablo, “y aunque se empiece con muy poco, el conocimiento necesario ha necesitado tiempo de aprendizaje, lo cual se traduce también en dinero. El tiempo es dinero. Eso sí, a nosotros nos vale la pena.”

Todo para poder vivir el estilo de vida que buscaban, uno que les permitiese tomar todas las decisiones a ellos y mantenerse lejos de ser un peón más en otra gran corporación.