Créditos personales, un pequeño seguro garantizado

Ahorrar debería ser una de las mayores prioridades del ser humano, con el objetivo de garantizar que tienen un buen colchón al que acudir cuando tienen algún problema. Pero, en ocasiones es imposible construir este colchón, y se ven obligados a recurrir a los créditos.

Siempre lo puedes barajar como opción en una situación de necesidad

Pedir un crédito personal es un contrato temporal que se realiza entre el demandante y el prestamista, por lo que no es algo que haya que tomarse a la ligera, aunque en España han aumentado considerablemente. Cuando se solicita un crédito, se deben tener en cuenta muchos factores.

Créditos personales, un pequeño seguro garantizado

  • ¿Puedes pagarlo?: Esto es lo que más debes pensar. Hay muchos prestamistas que entregan un crédito sin necesidad de hacer un estudio previo al cliente, pero los más serios y seguro mirarán bien tu historial como cliente de la entidad bancaria para saber si eres capaz o no de hacer frente al gasto. ¿Cómo puedes demostrarlo? Si por ejemplo estás pensando en pedir un crédito para comprar un vehículo, tendrás que demostrar que en tu núcleo familiar hay ingresos y que puedes hacer frente a la cuota que te van a imponer.
  • ¿Pagar más en menos tiempo o menos en más tiempo?: Otra pregunta que debes buscar la respuesta haciendo un estudio sobre tu situación financiera. Piensa que cuánto más tardes en pagar el crédito más intereses vas a pagar, pero será una cuota muy pequeña. Por el contrario, si optas por pagar una cuota alta, liquidarás el crédito en menos tiempo. ¿Cuál de las dos opciones te conviene más?
  • ¿Dónde lo vas a pedir?: Puedes tener mucha confianza con tu banco, pero eso no significa que tengas que recurrir a ellos cuando necesites un crédito personal. Primero de todo baraja todas las opciones que tengas a tu alcance, comparando las diferentes opciones de contratación del crédito personal que vayas a solicitar. Puedes pedir créditos personales online, que te impondrán menos trabas que si vas a un banco, pero recuerda que en estos casos son cantidades muy pequeñas, para hacer frente a un pequeño imprevisto y que tendrás que devolverlo en poco tiempo.
  • Un aval te va a ayudar mucho: Nunca sienta bien tener que decirle a otra persona que se la juegue por ti, pero al pedir un crédito personal es necesario contar con un aval bancario que pueda responder por ti. Aunque, si conoces a alguien que tenga algunos contactos dentro del banco, esto te ayudará mucho para conseguir tu préstamo personal.
  • El préstamo es para lo que es y nada más: Actualmente los bancos son muy estrictos con los préstamos personales. Algunos exigen presentar facturas para poder aprobar el crédito y, otros en cambio, son los que controlan el dinero del préstamo que has pedido, sin darte la opción de tocar ese dinero. Ten mucho cuidado donde lo vayas a pedir.