El poder de las redes sociales en la actualidad

Hace 10 años fue Internet lo que se convirtió en algo crucial en nuestras vidas, y ahora lo son las redes sociales. Para algunos es un método para comunicarse, para otros un medio para ganar dinero y para muchas personas su fuente principal de información. No obstante, ¿son una bendición o el mayor apocalipsis que jamás se haya podido crear?

Hay que tener mucho cuidado con lo que se hace en las redes sociales

Durante mucho tiempo Youtube, Facebook, Twitter… han dado muchas libertades a los iconos de sus respectivas redes sociales, pero en la actualidad están comenzado a actuar, como es el caso del youtuber PewDie, para que la polémica y la controversia sea erradicada de sus respectivos portales. No obstante, el poder de estas personas es tal que puede que el daño ya sea incorregible.

No obstante, dejando de lado a las grandes personalidades de estas redes sociales, hay que centrar la atención en aquellas que no lo son tanto: los usuarios diarios. Ese grupo que hace que estas personas tengan tanta fama o que una página u otra obtenga más o menos ganancias.

Mucho se ha hablado del cuidado que hay que tener con las redes sociales, pues puede afectar tanto positivamente como negativamente a la vida de una persona. El descuidado control de una persona sobre su perfil social le puede afectar más de lo que imagina. Por ejemplo, a la hora de buscar trabajo, puesto que ya hay muchas empresas que comienzan a investigar a sus posibles candidatos buscando su perfil en las redes sociales, y así determinar si es apto o no para el puesto.

Los que lo utilizan como medio de obtener información están muy contentos con las redes sociales, aunque desde las mismas aseguran que hay que tener cuidado con las publicaciones, pues alrededor del 40% de las mismas suele ser información falsa. No debe creerse una noticia o un anuncio si no se ha verificado posteriormente.

Algo que se ha convertido en algo habitual en el día a día, entrando en las redes sociales a diario para ver las nuevas publicaciones, pero, en muchas ocasiones, sin conocer los riesgos y el potencial que estas tienen para una persona.