Enrique Gutierrez, director gerente de VIA y VIAS

Dirige desde hace un año las dos sociedades encargadas de promocionar Foronda, poniendo especial énfasis en la carga. En su primera entrevista desde que llegó a Vitoria, Enrique Gutiérrez reconoce que el aeródromo alavés está respondiendo muy bien ante la crisis (la carga ha crecido un 17% respecto a 2007), insiste en su “terrible potencial” y avanza sus retos para 2009.

DATO ÁLAVA: ¿Cómo está evolucionando la carga en Foronda?

ENRIQUE GUTIÉRREZ: Este año, afortunadamente, los volúmenes están creciendo a un ritmo del 17%. Los últimos datos que tenemos, del mes de septiembre, nos dan tres millones de kilos de carga y en el acumulado del año, 27 millones.

D. Á.: ¿A qué lo achaca?

E. G.: A varios motivos, aunque el principal creo que sigue siendo la confianza de DHL. Sus fuertes inversiones en Vitoria y la creación de su nueva terminal se han traducido en mayores ratios de efectividad y productividad.

D. Á.: ¿Es síntoma de que la madurez de Foronda en el sector carguero está consolidada?

E. G.: Hay que recordar que todos los días Foronda está unido con 13 aeropuertos españoles y europeos, acoge 140 movimientos semanales y unos 7.000 al año de cargueros. Un volumen muy importante.

D. Á.: ¿Qué objetivos se marca desde VIA y VIAS para 2009?

E. G.: Mantenernos en cabeza de los aeropuertos de Aena y tener un crecimiento sostenido. Probablemente el del año que viene no sea el mismo que éste (17%), que ha superado nuestras expectativas, pero trataremos de estar cerca.

D. Á.:  Estos últimos datos les aúpan de nuevo al tercer puesto del ‘ranking’ de aeropuertos de carga más importantes del país, por detrás de Madrid y Barcelona. ¿Le dice algo esta nueva subida?

E. G.: Que es algo coyuntural. Hoy estamos terceros y mañana puede que seamos cuartos. Pero teniendo en cuenta la crisis internacional actual, creo que estamos en un buen momento. Porcentualmente, Foronda es el aeropuerto que más ha crecido de toda la red Aena este año. Y hablamos de 47 aeropuertos.

D. Á.: ¿Cree posible algún día desbancar a Madrid o Barcelona?

E. G.: Es muy difícil, entre otras cosas porque la mayor parte de la carga aérea, el 60% aproximadamente, se transporta en las bodegas de los aviones comerciales. Y Vitoria no puede competir hoy con ‘monstruos’ como Barajas ni El Prat.

D. Á.: DHL, TNT y Fedex representan en estos momentos el 85% de toda la ‘tarta’ carguera de Foronda. Con los problemas que tienen las compañías aéreas y la bajada generalizada de los volúmenes de carga, ¿está asegurada su continuidad en Vitoria?

E. G.: Su continuidad no está puesta en entredicho, salvo causa mayor. DHL ha realizado una inversión muy grande en Vitoria; TNT lleva muchos años trabajando aquí y me consta que quiere seguir operando; y Fedex, que lleva desde 2004, no ha dado síntoma de agotamiento. Estamos tranquilos en ese sentido.

D. Á.: ¿Contemplan la llegada de alguna nueva compañía?

E. G.: Hemos hablado con muchas firmas desde hace un año. Pero hay que esperar y ser muy insistente para que no se olviden de ti. Foronda tiene una gran capacidad de absorción y, si bien no es el mejor momento, entendemos que el potencial para carga es terrible.

D. Á.: Sí, pero, ¿es posible alguna incorporación inmediata?

E. G.: Estamos ahora en un momento de prospección. No sería de locos pensar que de aquí a tres o cinco años pudiera ser, pero creo que es complicado. Foronda se debe conocer y en muchos casos falta eso para ponerlo en valor. Hay que sentirse orgulloso de este aeropuerto, de su equipo y su situación. Hay un gran sentimiento de avanzar.

D. Á.: ¿Hacia dónde?

E. G.: Sabemos por dónde tenemos que ir y qué tipo de empresas cargadoras nos pueden interesar. ¿Su perfil? Que sean integradoras, como las que tenemos ya. Foronda es ideal para este tipo, un gran cargador con un volumen de exporta  ciones e importaciones importantes.

D. Á.: Con un entorno como el alavés, con un 90% de pymes, esta pretensión parece arriesgada. ¿Qué otro tipo de empresas o mercancías podrían gestionar?

E. G.: Digamos que todas aquellas que se conocen como ‘especiales’ y que, por su especial naturaleza, es difícil que puedan ser manejadas con eficiencia en aeropuertos más congestionados. Me refiero a ruedas de 3.500 kilos, animales  enormes, maquinaria de prospección minera…