Verano, la estación preferida para duplicar tarjetas

Las vacaciones de verano pueden ser las preferidas de muchos, pero también es la estación del año en la que se cometen más descuidos, especialmente con el uso de las tarjetas de crédito, las cuáles son las más robadas y copiadas.

Hay que tener cuidado al salir de viaje

En 2016, los españoles realizaron 182 millones de viaje, una cifra que supone un aumento del 3.7% con respecto al año anterior. Esto demuestra que cada vez viajan más, pero, por más que la situación se repita, siguen cometiendo el mismo error: descuidar mucho el uso de sus tarjetas. Esto hace que sean un blanco fácil para las bandas de robos de tarjetas.

Más del 70% de los gastos que realizan los españoles es con tarjetas, en la que destaca especialmente las tarjetas de crédito. Especialmente con el fin de que tenga siempre dinero disponible y puedan así permitirse las vacaciones de verano. Pero, ¿qué puede hacer el viajero para evitar tener problemas con su tarjeta?

La primera medida que hay que tomar es a la hora de usarla por Internet. El número de reservas por Internet se ha incrementado en la última década, tanto de hoteles como de vuelos, por eso se aconseja solo usar una web de alquileres vacacionales segura y no acudir a alguna de dudosa procedencia, ya que muchas son webs falsas con el fin de obtener datos de la tarjeta. En lo que respecta a la hora de viajar, la primera medida es llevar la tarjeta que más se vaya a usar, en lugar de llevar un puñado. Así, se evita ir recurriendo a diferentes tarjetas y el gasto se acumula en una sola. Tener una de reserva es aconsejable, en el caso de pérdida de la principal.

Es bueno que se le ponga un límite a la tarjeta, que sea pequeño, para evitar tener problemas en el caso de robo. Además, la tarjeta nunca tiene que estar a la vista. Aunque hoy en día se usan pagos por contactless o TPV con móviles, es recomendable seguir usando el sistema clásico o pagar en efectivo, para evitar problemas. Tener activado el sistema de alerta es muy útil, de este modo podremos saber si se ha hecho un pago que no hemos autorizado y anularlo.

Recuerda que efectivo siempre es mejor que pagar por tarjeta a la hora de salir de vacaciones, y guardar esta para emergencias. Hay muchos cajeros por las ciudades a las que acudir, y reducir su uso, al menos en 3 de cada 4 pagos, te ayudará a mantenerla a salvo y que nadie pueda hacerte una copia u obtener tus datos bancarios.